domingo, 28 de noviembre de 2010

Mini Art - 1960´s

Por esos azares de la vida, no habíamos trasladado de la primitiva página de Retropedal este impresionante trabajo de Miguel Soto sobre la historia de la historia de la Minibicicleta en Chile....




LA HISTORIA DE LA MINIBICICLETA CHILENA

1960´s

By Miguel Soto

En 2004 las gigantografías de una nueva película chilena poco a poco comenzaron a circular por las calles. En ellas aparecían un par de niños montados en una bicicleta y más abajo, en palabras del director, DEDICADA A LOS NIÑOS DE AYER. Aunque los comentarios sobre Machuca, la comprometida nueva puesta de Andrés Wood, se centraban en aquella amistad infantil de 1973, para esos niños de ayer el afiche fue como un golpe directo a la memoria. Muchos de ellos compartieron con sus amigos sobre esas bicicletas como Machuca e Infante. Wood, a la hora de recrear la atmósfera infantil de antaño, recurrió a unos de los objetos más reconocibles de la época para interpelar a la memoria colectiva del público: la minibicicleta chilena de los setenta. La Mini.


Desde el surgimiento de la onda vintage durante la última década es probable que más de algún loco nostálgico haya considerado la idea de rescatar del olvido este tipo de bicicletas de diseño anticuado. Este punto de partida es quizás el más reconocible acercamiento con la Mini para quienes no vivimos su época de esplendor. Sólo en los últimos 5 años las Minis han vuelto a pisar el asfalto en gloria y majestad, re-significadas, traídas de vuelta al mundo moderno, provocando más de una mirada y muchos recuerdos.


Fotograma de Machuca, en la clásica escena de paseo
sobre la CIC roja de Infante


Es en este rescate que Machuca logró reposicionar dicho ícono urbano de los 70’ como un objeto de culto. Aún sin haber visto la película, el acertado diseño del afiche se logró posicionar como una imagen icónica en si misma. Hasta hoy, el fenómeno de las bicicletas vintage en nuestro país incluso ha logrado generar en el mercado algunas respuestas, como nuevos modelos de Oxford y Vargas, además de la aparición de restauradores y distintos lugares especializados en la venta de repuestos y reparación.

En lo que sigue trataremos de reconstruir la historia de esta leyenda internándonos en la época dorada del ciclismo en Chile, tanto en el auge que tuvieron las competencias ciclistas a nivel deportivo como en la construcción y producción nacional de bicicletas. Una historia que cada día tratamos de reconstruir.

PANORAMA DE LA INDUSTRIA EN CHILE

La industria había tenido un gran apoyo estatal para su desarrollo y expansión desde fines de los años 30’. El impulso dado por los gobiernos radicales a través de un plan de desarrollo a largo plazo permitió su fortalecimiento y crecimiento a través de la primera mitad del siglo XX. Dicho contexto de producción nacional fue el que permitió la aparición de un tipo de bicicleta chilena, tanto en su construcción como en su diseño, patentado por CIC (aunque como veremos, éste se inspiró en bicicletas de paseo europeas). Este proceso fue tan decisivo que hoy, en el contexto económico actual, es impensable que se repita un fenómeno de similar alcance cultural.


El impulso del Estado como motor desarrollista de la producción sólo apareció con la llegada de los gobiernos radicales. Al año siguiente de la llegada al poder de Pedro Aguirre Cerda, en 1939, se dictó la ley que creó la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), el primer paso para un modelo de desarrollo industrial nacional, que desde adentro apoyara la actividad productora.

Estas políticas fueron adoptadas para superar la crisis en que estaba sumergida la economía chilena tras los efectos de la Gran Depresión tras el Jueves Negro de 1929 (Chile fue el país mas afectado en el mundo, según el informe de la Liga de las Naciones, World Economic Survey 1923-1933).

Obreros en la entrada de Manufacturas Chilenas de Algodón S.A. (MACHASA), 1972.

Desde entonces, el Estado estructuró de forma planificada la forma de intervenir en la economía: organizó instituciones de crédito, y estableció normas para regular dichas operaciones; se controlaron precios, se estimuló la creación de empresas mixtas entre privados y CORFO y se reglamentó la entrada y salida de mercancías al país, evitando el ingreso de importaciones de menor costo. Esta última medida parece decisiva para el fomento de diversificación, desarrollo y protección de la industria nacional. Con los años se crearon variadas compañías estatales y privadas, como la Compañía de Aceros del Pacífico (CAP), la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), la Empresa Nacional de Electricidad S.A. (ENDESA) la Industria Azucarera Nacional S.A. (IANSA), Manufacturas de Metales S.A. (MADEMSA), Fábrica de Enlozados S.A. (FENSA) y otras, hasta el día de hoy, reconocibles en el mercado y en los hogares chilenos.

CIC Y LA INDUSTRIA CHILENA DE LOS SESENTA

Aunque en ningún caso queremos sugerir que el desarrollo de la Mini CIC estuviera ligado a una política pública de desarrollo de vehículos por parte del gobierno (cómo si lo fue la experiencia del Citröen Yagán impulsada por el presidente Allende para un “auto del pueblo” nacional), es necesario tomar en cuenta su constitución como vehículo de carácter chileno, que con el tiempo se hizo de un lugar en la cultura popular.

El Yagán surgió de un convenio entre CORFO y Citröen para proveer a la población de un vehículo de bajo costo. Las piezas de la carrocería debían calzarse a martillazos, por lo que no hay dos unidades iguales.


Para la década de 1960 CIC era una de las compañías de construcción de mobiliario doméstico más grandes del país. En 1912 Oscar Smits Longton fusionó cinco pequeñas fábricas, fundando la Compañía Industrial de Catres S.A. (CIC). Así da inicio a la comercialización de catres y camas. A fines de los años 30’ la compañía se diversificaría en la producción de otros bienes como refrigeradores, mobiliario doméstico y bicicletas, fundando la Compañía Industrias Chilenas , la división de rodados de CIC. posteriormente se abriría la armaduría en la ciudad de Arica en 1941.

Anuncio de CIC, 1953.

Aunque la empresa CIC se fundó años antes de la crisis de 1929 y no formaba parte de las industrias del área social del gobierno, fue una más de las beneficiadas con las políticas intervencionistas del Estado chileno.

LA MINI: IRRUPCION DE UN NUEVO CONCEPTO DE BICICLETA URBANA

Los modelos de bicicletas que CIC lanzaba hasta entonces seguían las tendencias de los años ’50 y ’60. Bicicletas de paseo de aro 28 y 26 que incluían tapabarros, parrilla y frenos contrapedal, herradura o con varillas de corte clásico.

Cic aro 28 de paseo






CIC Centenario, bicicleta de paseo aro 26 versión dama de la década de 1960. En la fotografía se aprecian elementos reconocibles de la Mini como el diseño en forma de estrella del volante y el cubrecadena característico de CIC.


Fue en 1968 que CIC lanza al mercado la Minibicicleta o Mini. Su construcción fue en base a un cuadro de aro 20, con un tubo central alargado y curvo desde la pipa hasta el tubo del sillín y parrilla integrada en la parte de atrás. El manillar estaba unido al tubo de inserción en una única pieza, pues no tenía tee. Éste, junto al tubo del sillín, eran regulables en altura a través de un sistema de acople rápido de fácil uso. Remataba con tapabarros, cubrecadena y pata de apoyo de serie.


La mecánica de la Mini era bastante simple. Tenía una velocidad y al montar un freno de contrapedal (conocido popularmente como torpedo) solucionaba cómodamente el problema de ajuste de frenos, manillas, piolas y patines. En lo estético prescindía de cables, entregando una línea simple y limpia.

En la fotografía se aprecia el diseño de líneas blancas de la pintura característico de las bicicletas de los años 60 y 70’. Esta Mini CIC aun conserva el volante y cubrecadena característico de la marca, además del sillín original.

photo from Retrocleta.

El asiento y manillar ajustable en altura permitía una posición de manejo adaptable a cualquier persona, tanto niños como adultos. Así, la Mini se convertía en un bien durable y resistente al paso del tiempo, insertándose en el organigrama familiar de generación en generación. Su larga vida útil permitía que un niño pudiera contar con ella hasta su juventud e incluso traspasársela a sus hijos.

Emblema destintivo de CIC durante los 70', que vendría a reeemplazar a la denominación CIC Centenario de la primera época de la Mini. A la derecha se observa el detalle bajorrelieve del manillar.

Al ver la geometría de la Mini puede apreciarse la similitud que tiene con bicicletas urbanas europeas de la época. El concepto de menor tamaño sobre ruedas aro 20 ya se construía hacía unos años antes en el viejo continente. Lo más probable es que el diseño de CIC estuviera inspirado en estos conceptos. A pesar de que tomó elementos similares, la Mini chilena es una interpretación propia de los modelos europeos, de forma mucho más simétrica en su diseño que sus antecesoras.


FOLDING: EL ORIGEN DEL CONCEPTO 20'

El diseño sobre ruedas de menor tamaño deriva del concepto folding de gran popularidad durante los años 60’. Los primeros antecedentes de bicicletas plegables los encontramos a finales de siglo XIX, en Europa. Distintos diseños fueron inscritos en patentes comerciales, la mayoría en base a cuadros aro 28 de geometría tipo diamante. Algunos innovaron al presentar manillares e incluso ruedas plegables. Ya en ese tiempo se pensaba en ahorrar espacio cuando la bicicleta no estuviera en uso. Esto permitiría transportarla con mayor facilidad, propiedad que luego fue utilizada incipientemente por los ejércitos europeos durante la Primera Guerra Mundial.

Prototipo de 1878 creado por William Grout. Velocípedo de cuadro desmontable y rueda delantera plegable.


photo from FoldingCyclist.


Dibujos de la patente de 1894 del norteamericano Michael B. Ryan. De su puño y letra: ”El principio objeto de mi invención es producir una bicicleta, de manera que pueda ser fácilmente doblada y por lo tanto ocupar menos espacio en longitud”.



photos from FoldingCyclist.


Bicicleta diseñada por el capitán del ejército francés Henry Gérard y co-producida con Charles Morel, 1897. Derecha: Ilustración de la Revue Militaire Suisse. Los hombres de Gérard durante ejercicios militares cargando consigo las bicicletas plegadas.

photos from FoldingCyclist.

Compax, modelo producido por la compañía norteamericana Columbia alrededor de 1942, durante la Segunda Guerra Mundial. Derecha: esta publicidad hace referencia a la comodidad para las tropas de la Marina de EE.UU. a la hora de aterrizar en el campo de batalla. En realidad el cuadro sólo era desmontable y no plegable, como lo muestra la versión civil del modelo.

photos from FoldingCyclist.




Uno de los primeros prototipos de bicicletas plegables en menor tamaño fue Le Petit Bi. Su desconocida historia se remonta a la posguerra europea, entre 1938 y 1939. Durante esa época el francés Andre Jules Marcelin inscribió la patente de un nuevo modelo de bicicleta de aro 16, con un cuadro de baja altura, sillín regulable en altura y manillar plegable.

Le Petit Bi, diseño francés de finales de los 30’. El tubo del sillín era regulable en altura y su manillar plegable en algo recuerda al ape hanger de la Raleigh Chopper. La parrilla cuadrada servía como soporte para guardarla verticalmente.


photos by Tony Hanland

La pequeña bicicleta montaba neumáticos Dunlop Cord Ballon A400, tapabarros, cubrecadena, frenos de tambor, dínamo y tres velocidades alternando sistema de cambiador y maza interna Sturmey Archer en algunas series. Posteriormente, Marcelin haría modificaciones en el diseño del cuadro haciéndolo plegable con el sistema de bisagras.

A través de acoples rápidos el manillar de Le Petit Bi podía girar hacia abajo para ahorrar espacio.
Arriba: detalle de los tubos dentados


photo by Tony Hanland

La evolución de los diseños en ruedas pequeñas nos lleva necesariamente a los años 60’, época en que se retomó la idea de Le Petit Bi. La consolidación de estos conceptos de menor tamaño se debió gracias a dos bicicletas de alta popularidad y que, al mismo tiempo, sirvieron como inspiración a todo lo producido en los años venideros: Graziella y Moulton.

En 1962 el inglés Alex Moulton lanzó un nuevo tipo de bicicleta urbana, con un diseño revolucionario para la época. Moulton pensaba que las bicicletas de paseo de aro 28 o 26 ocupaban gran espacio al guardarlas y eran poco adaptables en su posición de manejo. Además la baja presión y gran tamaño de los neumáticos derivaba en una mayor superficie de contacto con el suelo, mayor resistencia y por ende una baja en el rendimiento al pedalear.

Moulton Standard, una de las primeras versiones de inicios de los 60’, construidas sobre aro 16 y 17. La Moulton fue una de las primeras bicicletas en el mundo que montaba una suspensión delantera con piezas neumáticas de goma. Esta innovación tuvo que esperar treinta años hasta hacerse común en la construcción de bicicletas. Alex Moulton fue el mismo que diseñó el sistema de suspensión en el Austin Mini inglés.


photo from Wikipedia


El diseño de la Moulton buscaba superar estos problemas a través de una nueva geometría de menor tamaño que eliminaba el tubo superior para una mayor comodidad. Manillar y asiento eran regulables en altura y su doble suspensión fue diseñada para un manejo suave. Al construirla en aros de menor tamaño Moulton intentaba reducir la resistencia de rodado con neumáticos Dunlop de alta presión, que permitían una menor superficie de contacto (utilizando el mismo principio que los neumáticos de media pista). Esto reducía la inercia y aumentaba la capacidad de aceleración inicial.

Moulton Deluxe de 1966.


photo by
Chris531

Cabe señalar que la Moulton no era una bicicleta plegable, pero sus innovadoras líneas inspiraron a otras bicicletas de geometría similar. De gran éxito en Inglaterra, fue comercializada hasta 1974, año en que se descontinuó su construcción. Posteriormente sería resucitada en los 80’ de la mano de otras compañías inglesas.

Sears Tote-Cycle de 1970, bicicleta producida en Austria con cuadro desmontable en el tubo central. Derecha: Raleigh Twenty Stowaway, modelo lanzado en 1971 por la compañía inglesa con cuadro plegable y tres velocidades Sturmey Archer. Esta bicicleta se sumó a la línea Twenty producida desde fines de los 60’. En ambos modelos se aprecia la influencia de la Moulton.

photos from BikeCult


El segundo hito importante en el desarrollo del concepto sobre ruedas pequeñas vino de Italia. La casa Carnielli fue la responsable de la introducción en Europa de la Graziella, uno de los diseños que generó mayor impacto en la industria ciclística. Presentada en 1964 la Carnielli Graziella era una pequeña bicicleta de aro 16, de tipo plegable a través de una bisagra en el tubo central.

La Graziella era una bicicleta plegable que no perdía la elegancia europea a la hora de recorrer las ciudades italianas sobre ella. Estaba disponible en blanco y azul.

A pesar del tamaño de sus ruedas (en una época en que predominaban los tamaños 26’ y 28’), un adulto podía utilizarla cómodamente debido a que el manillar y el sillín ajustables conseguían una buena altura. Esta bicicleta es el antecesor directo, junto a la Moulton, de toda la gama de bicicletas urbanas de aro veinte que surgieron durante los 60’ y 70’. La Graziella, vanguardista para la época, es reconocida entre lo más alto del diseño italiano.




Carnielli apostaba por una bicicleta urbana de pequeño tamaño que permitiera reducir espacio para guardarla en casa o incluso mantener una en el auto para mayor libertad de desplazamiento dentro de la ciudad. Esto, sin perder la elegancia y sofisticación de una bicicleta de paseo europea, gracias a accesorios como tapabarros, neumáticos con franja blanca, cubrecadena y luces. Posteriormente se construirían modelos Graziella en aro 20. y 24, sin perder la geometría clásica de la original.

El éxito de la Graziella fue inmediato. Otros constructores italianos se vieron obligados a salir al paso de la casa Carnielli con bicicletas que seguían el mismo principio de diseño. Al poco tiempo su impacto traspasó las barreras italianas y los principales constructores de Europa se apresuraron a presentar sus propias creaciones inspiradas en la Graziella. Pronto los modelos aparecidos posteriormente en el mundo también llegaron a convertirse en íconos culturales en sus respectivos países.

Fotos de un anuncio de 1969 para EE.UU. Carnielli también produjo versiones tandem
y las denominadas Triplets.

Casos similares encontramos en Finlandia, con la Jopo de Helkama, las bicicletas BH en España y el apogeo de Caloi y Monark durante los 70’ en Brasil.


Helkama, al igual que CIC en los 60’, fue una gran compañía con una diversidad de productos como mobiliario doméstico, artefactos para el hogar y bicicletas. En 1965 introdujo la Jopo, un bicicleta aro 20, manillar y asiento regulable y parrilla integrada. Tuvo el mismo impacto en la Finlandia de los ’60 que la Mini. Hoy en día, Helkama aún sigue comercializándolas con algunas modificaciones al diseño original.

En la Jopo ya se evidencian similitudes con la Mini CIC, como el diseño del volante en forma de estrella, el sillín y la forma curva del manillar.

Beistegui Hermanos (BH) también lanzó en España su modelo aro 20 de paseo. Mucho más parecido a la geometría de la Mini, ésta tenía una caída recta más clásica y cuadro plegable en el tubo central. Con el paso de los años dicho modelo se descontinuó, aunque hoy en día BH sigue siendo uno de los constructores más importantes de España con algunos modelos folding en su catálogo.


photo from BicisBH photo by Gwen101

Más cerca, en Brasil, se desarrolló una de las industrias más prolíficas y de mayor complejidad de Latinoamérica.

Caloi Berlineta Dobrável de 1972, modelo plegable. Su horquilla, manillar y el diseño del cubrecadena corresponden a la primera época de fabricación de la Berlineta.

photos from Museu da Bicicleta Antiga



Caloi, uno de los constructores de bicicletas más grandes del mundo, lanzó un popular modelo aro 20. La Caloi Berlineta, estrenada en 1967 con el sistema plegable Drobável, contaba con una parrilla integrada de bajada circular similar a la Graziella y un largo tubo central sobre el que iba la caja del motor a la vista. Posteriormente, entre 1972 y 1973, se introduciría la vistosa horquilla y manillar de tubos independientes característico de la marca, que en algo se adelantó a lo que serían las suspensiones de veinte años después. Caloi se destacaba por un cuidado diseño en sus bicicletas, que contaban con gran cantidad de detalles estéticos.

Anuncio de Nesquik en el sorteo de Berlinetas Drobrável en 1969. Al lado: Caloi Berlineta SB, modelo con asiento banana lanzado en el verano de 1974 con la clásica horquilla de doble tubo Caloi.


advertisement photo from Bicicletas Antigas

Su principal competidor, Monark, también ponía especial cuidado en sus sofisticados sistemas de construcción, llegando a tener uno de los mejores catálogos de bicicletas de la industria. Rival de la Berlineta, la Monark Monareta fue uno de los modelos aro 20 con mayor evolución y longevidad en el tiempo. Integrando el sistema desmontable Gemini, posteriormente evolucionó a un modelo con parrilla curva que incluía el sistema plegable Dobramatic. Fue comercializada desde 1967 a 1990.


advertisement photo from Bicicletas Antigas


Vista del sistema desmontable Gemini. La parte frontal del cuadro se superpone sobre el tubo de la parte posterior, enganchándose a través de una manilla mariposa. Los modelos de Monaretas plegables con bisagra eran los denominados Dobramatic.

photos from Museu da Bicicleta Antiga

Evolución en la geometría de la Monark Monareta

Monareta Gemini Medalha e Ouro, 1968

Monareta Dobramatic, 1971

Monareta, 1978

Monareta, 1984.

photos from Museu da Bicicleta Antiga



Mini Art: La Historia de la Minibicicleta Chilena


Agradecimientos a:

Marcos "Super Caloi" Navarro - Retropedal

3 comentarios:

Antuan dijo...

Solo un comentario yo tengo una graziella de color oro toda original que no creo que haya hecho demasiados Km, lo digo por lo que solo la hacian en blanco y azul!!!

saludos

Ivana Herrera dijo...

Antuan ...Tenés una de esas que tenían bandas amarillas en las ruedas , asuento azul casi redondo , contrapedal un timbre precioso , cómoda , fuerte maravillosa ! ! ! Te feliciito , cuidala es un tesoro !

Ivana Herrera dijo...

Perdón Antuan , otra cisita ...por favor sacame de la duda , dime cual es el color original de los guardabarros , porfi....

Publicar un comentario

 

Retropedal © 2008